Cerro de la Alcoba

Cerro de la Alcoba

El Cerro de la Alcoba, es un espacio natural, al que se accede por la Carretera de la Estación. Está situado justo en la parte trasera del polideportivo y piscina municipal.

En este emplazamiento se localizó una necrópolis de la época íbera. De este cerro proceden fabulosos ejemplares de la época, que hoy pueden encontrarse en el Mvseo de Vlia, como un hacha de bronce, fíbulas, cabeza de caballo, trozos de cerámicas y trocitos de piedras de sílex (que servían para hacer las incisiones en las vasijas íberas). También se hallaron algunos restos humanos.

Además es un espléndido cerro del cual se extrajo en el pasado material para la construcción de caminos y carreteras. Hoy en día, tras quedar prohibida la extracción de material, el Cerro de la Alcoba ha sido reforestado con múltiples especies forestales y arbóreas. Estas tareas de reforestación lo han convertido en un precioso paraje natural con gran valor geológico y paisajístico, en el que se practica senderismo, además de deportes varios como son motocross, bicicleta, atletismo o carreras de galgos. El Ayuntamiento de Montemayor organiza todos los años múltiples actividades en este paraje como la acampada nocturna. Hay que resaltar el fantástico mirador que posee desde el cual se vislumbra el Castillo de Martín Alonso y todo el pueblo a sus pies.

Se localiza otra importante necrópolis en el Cerro de la Horca, dentro del término municipal. Otros lugares arqueológicos típicamente romanos en Montemayor son La Sargadilla, Los Pilones, El Cañuelo y La Huerta de la Cazeria. Muchos nobles patricios se instalan en la famosa Vlia o en sus campos fecundos y construyen villas donde no faltaba un detalle. Hoy, a más de 2.000 años de distancia, las esculturas, las vasijas, los restos de columnas, monedas o utensilios son un testimonio espléndido de aquella perdida grandeza.

Geolocalización del Cerro de la Alcoba