Consejos para cuidadores de personas dependientes

Consejos para cuidadores de personas dependientes

05 May 2020

CONSEJOS PARA CUIDADORES DE PERSONAS DEPENDIENTES

1. Establezca unas rutinas

Las rutinas son muy importantes para todos y todas, pero cuando hablamos de personas con algún tipo de demencia, son fundamentales. Puede ser de gran utilidad elaborar un horario donde se refleje la hora de levantarse y acostarse, las comidas, el baño, o los trabajos de estimulación (puedes realizarlo con la persona dependiente y ponerlo en algún lugar visible).

 

2. Realice actividades agradables para su familiar y para usted

Pueden escuchar música, ver alguna película, coser, jugar a juegos de mesa, cantar, ver y comentar álbum de fotos,…

 

3. Ayude a mantener una adecuada estimulación de la persona dependiente

Durante algún tiempo nuestro familiar no va a poder acudir a centros dónde se realicen talleres de estimulación cognitiva. Esto sumado a la falta de actividad física y al estrés que a una persona dependiente le generan las situaciones novedosas y que no entienden, puede derivar en un mayor nerviosismo, incluso un empeoramiento de la enfermedad. Por eso, es importante que les ayudemos a mantenerse activos.

En este link puede encontrar ejemplos de ejercicios de estimulación: https://blogcrea.imserso.es/tag/ejercicios-estimulacion/

 

4. Busque un espacio para usted en el día

Reparta las responsabilidades con otros familiares con los que conviva o en caso de no convivir con nadie más, encuentre pequeños espacios de tiempo, mientras su familiar descansa, para cuidarse de forma consciente.

Por ejemplo, piense todos los días cual es el “pequeño regalo” que se va a proporcionar (un baño, un rato de lectura, realizar ejercicio,…).

 

5. Dosifique la información que recibe.

La actual forma de comunicarnos (televisión, redes sociales,…) hace que estemos sobre informados y pensando y hablando en todo momento acerca de la situación que estamos viviendo (además de pegados a una pantalla todo el día).

Esta forma de “estar” dificulta poder pensar en otra cosa que no sea en CORONAVIRUS y CONFINAMIENTO, y no nos permite disfrutar de estar en casa con la familia o realizando aquellas actividades o tareas que nuestro quehacer diario no nos permitía. Por ello, es recomendable ver noticias una o dos veces al día y siempre de fuentes oficiales.

 

6. Manténgase conectado con familiares y amigos.

Busque otras formas para seguir relacionándose, a través del teléfono, por ejemplo, con Familiares y amigos.

Intente hablar todos los días con otras personas. Si le es posible, porque tenga un teléfono adecuado, realice videollamadas.

Es un buen momento para contactar con toda aquella familia extensa (tíos, primos, sobrinos) con la que hablábamos con menos frecuencia.

 

7.Mantenga una actitud positiva y use el sentido del humor.

Piense en aquellas cosas positivas que le está aportando esta situación, como por ejemplo pasar más tiempo con su familiar y para hacer todas aquellas cosas que posponemos por falta de tiempo.

También le puede ayudar pensar en otros momentos duros que ha vivido en su vida y cómo los ha superado, para adoptar todas aquellas medidas y fortalezas que sacó en aquel momento.

 

8. Intente controlar los pensamientos intrusivos y la queja.

Los pensamientos intrusivos son aquellos que llegan de forma automática a nuestra mente y que nos generan mucho malestar.

Estos pensamientos podrían ser: “Todo me pasa a mí”, “Que mala suerte tengo”, “lo tengo merecido”,…

Es importante que aprendamos a identificarlos y a frenarlos, recordándonos que es una situación que estamos viviendo todo el mundo y que es temporal. Podemos contradecirlos buscando razones por las que no son verdad (ej. Si pienso: “que mala suerte tengo”, puedo confrontarlo recordando todas aquellas veces que me ha sonreido la vida).

Desviar nuestra atención a cualquier otra tarea o actividad también nos puede ser de gran ayuda.

 

9. Practique ejercicios de respiración y relajación.

Respirar adecuadamente cuando nos sentimos nerviosos nos va a resultar de gran ayuda para oxigenar nuestro cuerpo y frenar el incremento de la ansiedad.

Puede encontrar diversidad de ejercicios de relajación guiada en internet.

 

10. Pida ayuda profesional.

Existen diferentes recursos dónde puede ponerse en contacto con psicólogos de manera gratuita para asesorarse, desahogarse o preguntar dudas.

 

ATENCIÓN PSICOLÓGICA TELEFÓNICA:

696 519 495 (MARTES y JUEVES de 10:00 a 14:00)

 

APOYO PSICOLÓGICO MINISTERIO DE SANIDAD:

917 007 988 (LUNES a DOMINGO de 9.00 a 20.00)

 

ATENCIÓN PSICOLÓGICA PARA PROFESIONALES DE RESIDENCIAS Y AYUDA A DOMICILIO:

851 000 520

Categorías: 
Coronavirus
Actualidad

Atrás