Ermita de San Sebastián

Ermita de San Sebastián

La Ermita de San Sebastián es una pequeña construcción que se remonta al siglo XVI. Está situada al final de la calle San Sebastián. Se trata de una pequeña y sencilla construcción de planta rectangular, cubierta con techumbre de madera a dos aguas. Se accede por una puerta de medio punto enmarcada entre pilastras. Su portada se remata con una pequeña espadaña de ladrillo.

En su interior, en el lado derecho del altar mayor, se puede admirar la imagen de San Sebastián, protector contra las epidemias y la peste, posiblemente dieciochesca. Es una talla de un metro de altura y se presenta en el momento de su martirio, amarrado del brazo izquierdo a la rama de un árbol, sobre cuyo tronco apoya su espada. Atravesado el pecho por una saeta, cubre su desnudez por un paño de pureza de quebrados pliegues. 

     

 

Dirección: Calle San Sebastián

Atrás