Ermita de la Vera Cruz

Ermita de la Vera Cruz

Se sitúa al Norte de la población, en unas de sus entradas. Su construcción data de la segunda mitad del XVI. Es la ermita más antigua, donde reside la Cofradía de la Vera Cruz (la cofradía cuenta con más de quinientos hermanos). Siguiendo el típico esquema de la arquitectura mudéjar, se compone de una larga nave y cabecera cuadrada, separadas ambas por un robusto arco de medio punto con macizos machones.

El retablo mayor, se reduce a un mero marco de la boca del camarín ordenado por medio de dos columnas de orden toscano, sobre pedestal, culminadas por primas y floreros de talla. Es obra de finales del siglo XVIII. En el camarín interior, se veneran las imágenes de la Virgen de la Candelaria, que cada Semana Santa procesiona con el título de Soledad, y San José, una interesante y elegante talla de finales del seiscientos, y relacionable con la escuela sevillana. En el presbiterio está ubicado el Crucificado del siglo XVI de notable calidad artística, perteneciente a la corriente expresionista. La talla del Cristo Amarrado a la Columna pertenece al siglo XVII, al igual que la Virgen de la Candelaria.

Los exteriores de la ermita son sencillos. Tan solo destaca, a los pies de la portada principal, un arco de ingreso de medio punto flanqueado por pilastras toscanas, sobre las cuales monta un entablamento con frontón partido, dando cabida a una pequeña hornacina. En su lateral, se alza una pequeña espadaña, datada del siglo XVII.

     

 

     

 

Dirección: Plaza de la Vera Cruz

Atrás